24 de octubre de 2007

LA DUREZA DE CORAZÓN

Hay en el interior del hombre un arma difícil de dominar, un dueño y señor casi invencible de combatir, es la consciencia. En este caso me limito a la consciencia interior.

Nuestra consciencia es un cúmulo de vivencias y aprendizajes que se han ido posando en nuestro interior a lo largo del tiempo ya pasado y que caracteriza, no tan sólo nuestra forma de ser, sino que también domina muchos de nuestros actos.

Nuestra actuación es invisiblemente dirigida por nuestra consciencia. Cuando nuestra comunicación y nuestro hacer altera la existencia del otro, cuando nuestro comportamiento y nuestra manifestación afecta el ser, el ánimo o la expresión del otro, nuestra consciencia también se turba, mínimamente lo detecta.

La andadura por esta nuestra vida, es un continuo aprendizaje, un continuo soltar y acoger nuevas formas, nuevos modelos, nuevas pautas que resultan difíciles de adquirir en muchas ocasiones e imposibles en otras, pero cuando tenemos en cuenta la interioridad y el sentir del otro, esta percepción se convierte en uno de los medios más afables para aprender, entender o modificar nuestra visión y nuestros esquemas.

Hay personas que, para ser fieles a su consciencia, parecen autoprogramarse cuando su vida se desmarca de lo “establecido” o no responde a lo que consideran el bien y la verdad según sus concepciones, y el otro, aquel que recibe y vive esa programación, experimenta una dureza de corazón que puede catalogarse casi como de crueldad. Evidentemente existe el extremo opuesto, aquel en el que sometemos nuestro sentir y nuestra mirada a la consciencia ajena.

En nuestra sociedad de hoy, las relaciones entre unos y otros, quizás resultan más complejas y a la vez más difíciles porque no nos detenemos a comprender esa consciencia que no es la nuestra y atajamos la cuestión con un rápido alejamiento o una sumisión, según los deseos.

Acercarse a la comprensión del otro nos puede favorecer y enriquecer nuestra propia consciencia, nuestro propio universo, nuestra propia visión del mundo, tanto interior como exterior. Creo que seguir a “pies juntillas” nuestras singulares concepciones de aquello que consideramos el bien y la verdad de nuestra vida, sin tener en cuenta la visión o el sentir del otro, difícilmente va a favorecer el hallar la felicidad o la paz, que todos innegablemente anhelamos y buscamos desde que aparecemos en este cosmos.

El sentir del corazón es el único que puede modificar y ser intermediario. El único que en verdad y en última instancia, es capaz de transformar, evolucionar o alterar nuestras pautas y nuestros esquemas de consciencia, por ende nuestro ser con los demás.

0 divagaron conmigo: