3 de octubre de 2007

SOLTANDO ILUSIONES

Hay días en que a uno le da por reflexionar aspectos de la propia vida. Miramos nuestro ayer y según tengamos el ánimo, predomina lo favorable o lo desfavorable.

Cuando ya hemos cubierto parte del trecho de nuestra vida, al mirar atrás nos damos cuenta de cuántas cosas quedaron en el camino. Aquellas ilusiones adolescentes que pervivieron en la juventud y traspasaron a la adultez, se han ido modificando, han evolucionado con nosotros y sin embargo mantienen su esencia primera. Esas ilusiones, esos anhelos que nacieron conmigo, algunos de ellos no se han cumplido todavía. Surgieron ocasiones en que estuve a punto de verlas realidad, pero en el último momento se truncaron y volvieron a quedar en ilusiones pendientes de ser vividas.

Hoy me pregunto ¿es posible todavía verlas cumplidas? ¿tiene sentido vivirlas ahora? ¿persiste el mismo entusiasmo que antaño?

Y es difícil hallar la respuesta. La ilusión del amor, del sentir y de vivir la vida no tiene la misma proyección a los 20, a los 40 o a los 60. En cada momento la situación presenta realidades distintas. Lo que sí es cierto es que la ilusión y la vivencia de los sentimientos aportan en cada ocasión, en cada etapa, un estado de felicidad que se nos antoja el más hermoso y el más especial de nuestra vida. Y es que la vida se va sucediendo y va dejando sus huellas en nuestra exterioridad, en nuestro cuerpo, en nuestro camino… pero en nuestro interior, el sentir, los sentimientos, las ilusiones y las esperanzas son como vidas sin tiempo, sin lugar, sin forma y sin fecha de caducidad.

4 divagaron conmigo:

Currican dijo...

...

Si, es cierto, vamos soltando ilusiones, tal y como lo expresas. Quizás, rizando el rizo, "Tempus fugit" "Ubi sunt?".

Lo cierto es que es imposible negarnos que mientras sigamos viviendo, seguimos sintiendo, nos seguimos emocionando.

Quizás, puestos los sentimientos, en otras cosas, en otras personas, en otras ideas...

No me importa soltar ilusiones, otras aparecen delante, me importaría estar "ciego" y no poder verlas.

...

MARIA dijo...

Amigo Currican a mi si me importa soltar ilusiones, porque en algunas de ellas, algo de mí también se suelta.
¡Pero así es la vida! un soltar para que otras de nuevas tengan su lugar.

Currican dijo...

...

Veo que suelto las ilusiones, porque algo más importante ocupa su lugar. Me gusta ahora que sea así, desde que entendí el porque.

Sentimientos, emociones, dolor, esos si que no se pueden soltar...

Van con la vida ¿no?

...

MARIA dijo...

No siempre suelto las ilusiones porque algo más importante ocupe su lugar, sino porque la misma vida me "obliga" a soltarlas y aunque intente entender sigo sin saber o comprender realmente el por qué.
Ciertamente me refiero a las ilusiones, a las vivencias y a todo lo relacionado con el sentir.
Va con la vida, está claro, por eso la vida a veces es una cuesta demasiado elevada y crees que no vas a poder y la misma vida te demuestra que SI puedes.
Gracias por tus comentarios siempre tan reflexivos y tan acertados.