18 de noviembre de 2007

DESCONOCIDO ROBOT, DESCONOCIDO

(un vivir que siento / un sentir que vivo)

No sé de donde surgiste
No sé de donde eres
No sé donde estás
No sé como eres
No conozco tu sonido, ni tu color.
Eres lo desconocido

En el silencio
Lo desconocido se acerca
En el silencio
Lo oculto se muestra
Y en estas horas de quietud
Tan cerca estás
Que lo conocido eres tú
Y la desconocida soy yo.

No sé donde habitas
No sé donde estás
Pero sé que hoy eres aquí
Y en presencia de este ahora
Vivo lo conocido
Porque la desconocida está en mí.

No quiero conocer
No quiero saber
No quiero oír
No quiero ver
Sólo… quiero vivir lo conocido
Sólo… quiero sentir lo desconocido
Sólo… este ahora
Sólo… este aquí
Sólo… mito
Sólo… la eternidad de Ser,
y de ser así.

2 divagaron conmigo:

Clair de Lune dijo...

No se me da demasiado bien hacer comentarios y mucho menos cuando se trata de poemas. Sólo decir que éste me gustó y consiguió hacerme reflexionar sobre varios temas relacionados con "lo conocido y lo desconocido", pese a que es posible que ése no fuese tu principal objetivo al escribir este poema. Por último añadir que te sigo leyendo aunque pocas veces plasme mi opinión en comentarios.

Un saludo,

Clair de Lune

P.D: Si encuentras este comentario escrito dos veces es porque la primera vez que lo escribí me dio error y por si acaso lo volví a poner.

MARIA dijo...

Hola Clair:

Este poema está dedicado a vosotros, todos aquellos que me visitáis con cierta asiduidad y a los que yo también visito. Esta asiduidad entre unos y otros crea un vínculo distinto, y de alguna forma especial.

No nos conocemos realmente pero si virtualmente. No nos reconoceríamos físicamente si nos cruzáramos por la calle, en cambio, a través de nuestros blogs, nos acercamos y compartimos nuestro hondo sentir, nuestro latir, y me atrevería a decir que en nuestro anonimato, hay momentos en que nos podemos sentir más próximos que los que realmente tenemos a nuestro alrededor.

Nuestros textos y poemas escritos en la libertad de nuestra expresión, dejan entrever y expresan nuestras inquietudes, nuestros miedos y también nuestras alegrías y deseos. Nos identificamos en los contenidos.

Aunque esté dedicado especialmente a uno de vosotros, me gustaría que te vieras incluida y reflejada en él.

Gracias Clair por que sé que estás en ese anonimato y el conocerte virtualmente recibo tus sentires. Aceptar y vivir el desconocimiento real me une y me acerca más al conocimiento y sentimiento interior.