24 de noviembre de 2007

RECUERDOS

Recordar los recuerdos
Es algo que no se olvida
Surgen en cualquier momento
Aparecen en cualquier instante
Renacen en un ahora
Y su invisible pasar cruzan de nuevo el vivir.

Algunos quisieran ser olvidados
Otros quisieran ser nuevamente vividos
Pocos se alejan de nosotros
Pero olvidados, vividos, alejados y recientes
Se anidan en ningún lugar
En espacios sin tiempo, en una eternidad infinita
Es un adentro del alma, del alma que los sintió.

Los recuerdos no necesitan palabras
Su presencia no necesita espacio
Su evocación no necesita motivo
Es el aliento el que les da vida… el aliento que los creó
Todo es un ir y un venir del alma
De un alma que les da vida, porqué nunca los olvidó.

Si en un instante, si en un surgir
Salen de su escondite y renacen al exterior
El corazón se vuelve doliente
El alma lo siente después
Y en un espacio callado
Algo pugna por salir otra vez.

Son sólo recuerdos, algo que ya pasó
Pero en un instante, en un ahora
Salen de su escondite, saltan al exterior
Recobran la vida de aquel pasado que regresó.

Son sólo recuerdos, recuerdos del ayer
Camino andado, dolor que ya pasó
Vida vivida, agua pasada
Pero no sé por qué
En un ahora, en un instante, el alma los revivió.

4 divagaron conmigo:

Clair de Lune dijo...

Incluso los recuerdos más felices se tornan ahora amargos y los más dolorosos siguen haciéndonos sufrir, aunque con cierto grado de alivio al saber que es posible que no vuelvan. Muchas veces nos gustaría poder echar todos esos recuerdos de imágenes, voces...al mar para que quedaran disueltos por la inmensidad de sus aguas. Otras veces optaríamos por arrojarlos al fuego y ver cómo las llamas los consumen y en humo los lleva al olvido. Pese a todo, sabemos que en el momento más inesperado cualquier recuerdo que creíamos enterrado puede volver y con él, la angustia, las pesadillas y el terror ante sensaciones conocidas que preferimos que se mantengan alejadas. Aunque si nos paramos a pensar un momento nuestra capacidad para mantener vivos esos recuerdos en nuestra mente hace que podamos aprender, crecer como personas y saber un poco más sobre la vida y nosotros mismos. Perder esos recuerdos y mandarlos al olvido para siempre, significaría perder la lección que podamos aprender, y por consiguiente, quedarnos completamente estancados. De todo se puede aprender y madurar por lo que, muy a nuestro pesar, sería conveniente no llegar a enterrar ningún recuerdo para siempre.

Saludos.

Currican dijo...

Son aquellas pequeñas cosas

MARIA dijo...

Ha sido todo un detalle hacernos recordar y remitirnos a esta bella canción de Serrat. Toda una sorpresa.

Tal y como reza el texto de la canción:
"Són aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas..."
"Como un ladrón
te acechan detrás de la puerta..."
....
"Que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve."

Evidentemente mucho mejor expresado que mis palabras, pero todas nos remiten a "esas pequeñas cosas" que son nuestros Recuerdos.

Gracias.

MARIA dijo...

A ti Clair te escribo estas palabras con todo afecto.

Yo prefiero unir todos los recuerdos y mantenerlos simplemente ahí, en el recuerdo. Todos y cada uno de ellos forman parte de mí y sin ellos hoy no sería la que soy, ni quizás pensaría y vería las cosas como hoy las pienso y las vivo.

Simplemente son recuerdos que forman parte de mi historia y los acojo a todos sin mediar clasificación, porque unos me hacen valorar más a los otros y a su vez otros son quizás más valiosos que unos...

Todos pertenecen a mi vida y mi vida es hoy, la realidad de lo que mi pasado fue.

Saludos.