11 de diciembre de 2007

LA SED DE AMAR Y VIVIR

Existe una sed, que no podemos tal vez nunca saciar, es la sed de AMAR y VIVIR.
Jorge Iván Carvajal

En un principio me pareció quizás algo exagerada esa expresión del Dr. Carvajal, a pesar de haberlo vivido ya en el pasado. Ahora sin embargo, me doy cuenta de nuevo, que esa necesidad aparece y reaparece a lo largo de la vida. El pasado siempre lo recordamos como diluido, como más suave, quizás con menos peso, pero cuando los hechos se repiten, cuando el sentir se asemeja, entonces el presente surge como más grande, como superior y más dramático.

La sed de Amar, la sed de Vivir, la sed de dar sentido a la vida, es una necesidad tan acuciante, tan asfixiante que te quema por dentro de tal forma que no hay substitutivo que la puede saciar. La vida es en esos momentos un torbellino de búsqueda, de espionaje, de indagación, de sondear el entorno, de investigar… es necesario hallar la forma o el medio de aminorar esa sensación de ansiedad, de ahogo, de asfixia, de necesidad imperiosa.

El transcurrir de la vida te da experiencia y me doy cuenta que esa sed, esa imperiosa necesidad de sentir, de vivir, no tiene edad, ni lugar, ni fecha… siempre está en activo. Las actividades o facilidades para calmarla y saciarla disminuyen con la edad, porque las situaciones no son las mismas en la adolescencia, en la juventud, en la adultez o en la vejez, pero también es cierto que la misma edad te da una cierta experiencia y libertad de movimientos que pueden facilitar la búsqueda.

Hay que buscar, hay esa necesidad de desafiar la incertidumbre, la ignorancia, el desconocimiento, ese vacío, esa oquedad que uno experimenta dentro de sí.

Mi momento de ahora está en ello, y con la más absoluta sinceridad siento terror y pánico a los cambios radicales, sobre todo cuando ya se han sucedido varias etapas de la vida, pero siento que la vida me empuja a la búsqueda de sentido, me obliga a encontrar un nuevo horizonte, una nueva meta. Pero… sin saber nunca hacia donde, ni como, ni de que forma.

Es simple y llanamente la pasión de vivir lo que en verdad nos empuja.

0 divagaron conmigo: