29 de enero de 2008

FUEGO

Cuando el fuego abrasa...
sólo ansía bosque que quemar.

Sopla el viento de los pensamientos,
alimentando las llamas del deseo.

Los árboles del bosque brillan bajo el sol resplandeciente,
son las ilusiones, las fantasías del corazón.

Y el fuego avanza con rapidez,
el aire acompaña su baile.
Todo es emoción, todo es pasión del momento,
locura de los instantes, demencia de la exaltación.

El fuego avanza con prontitud.
Los árboles, los matojos, las hierbas…
todo va desapareciendo
es el ardor, la esquizofrenia del momento.

Y después... ¿qué queda?...
Pasa el fuego, pasa la pasión, pasa la vida...
arrasamiento, desolación, devastación… negrura por doquier.
... TODO PASA...
todo muere, todo desaparece... y todo renace otra vez.
Todo vuelve a resurgir... en el pasar del tiempo.
.

6 divagaron conmigo:

IGNACIO dijo...

Todo vive y se transforma en definitiva.

Bs.

MARIA dijo...

.
Así es Ignacio, todo vive y todo muere a la vez, para que de nuevo renazca algo mejor, algo distinto o simplemente algo nuevo. Es el eterno vivir de los sentimientos y de las pasiones, hoy están y puede que mañana ya se hayan ido.

Lo importante como siempre es sentirlas y vivirlas cuando surjan, cuando nazcan, cuando aparezcan y mientras estén ahí.

Gracias por tus breves palabras pero expresiva frase.

Clair de Lune dijo...

Igual que el Ave Fénix, supongo que todos tenemos dentro de nosotros algo que nos hace revivir.

Tenías razón, no lo dejaré, hoy expuse un pequeño y débil rayo de Luna, aunque aún no he abierto del todo, falta cerca de una semana para que pueda volver a plantearme ser más yo que nunca.

Siento que el comentario hacia tu texto no sea más extenso, tampoco tenía mucho más que decir, ya has sabido expresarlo bien.

Saludos,

Clair de Lune

MARIA dijo...

Todos tenemos dentro un Ave Fénix, porque a todos nos habita esa pasión de vivir y por vivir, aunque tengamos épocas en que parece que todo se aleja o todo se pierde. Son esos tiempos en que todo se ha arrasado, todo es desolación, todo se ha oscurecido... pero en las entrañas de la tierra que somos, tenemos la vida para renacer otra vez, para resurgir de nuevo... y eso ocurre tantas veces como sea necesario. Por eso todos tenemos dentro un Ave Fénix.

Me alegra tu decisión de volver, es un lugar de encuentro, de hallarnos, de "vernos", pequeño, discreto pero ¿alguien dijo que vivir fuera fácil?

Tus comentarios largos o breves, expresivos o tímidos, sabes que siempre los recibo con cariño.

Un abrazo Clair.

Sophia dijo...

Una vez una mujer sabía me dijo ante lo que luego fue un gran amor:
Él puede ser fuego y tú siendo como eres serás estopa, prenderás.
Esa mujer sabia es mi madre.
Pero yo debo corregirla:
Él es fuego, pero yo soy aire. El aire aviva el fuego, y como aire absorve su calor, sin quemarse sino para elevarse hasta lo más alto.
De una madre sabia sólo podía nacer una hija con un poquito de su propia Sophia.

Un beso

Sophia

MARIA dijo...

.
Amiga Sophia que bonito comentario, y que savias suelen ser las palabras de una madre, y tenía su parte de razón, porque todos los elementos en sus máximas pueden ser demoledores.

¡Qué maravilla y que riqueza hallar el equilibrio, el punto medio!

Mañana colgaré mis palabras al "aire", mágico elemento capaz de avivar mi fuego.

Gracias Sophia.
Un beso.

María
.