10 de febrero de 2008

"DONDE HABITE EL OLVIDO"



















Regreso del país del olvido,
donde nadie acude ya jamás.
Los pasos del camino se borraron,
o se extraviaron las huellas del caminar.
Mi ayer lo encontró de nuevo,
por eso vengo aligerada en este regresar.

He caminado por sus calles del vacío,
me he paseado por sus avenidas de la nada,
he oído la muda agonía de las palabras hirientes,
y he recorrido el sendero de las huellas olvidadas.
Fui a acompañar la comitiva del sepelio,
encaminaban los pasos hacia la sepultura del abandono.

Vengo de enterrar el pasado,
me acompañaron las envidias y los rencores
asistieron plañideras resentidas y sollozantes ofensas,
no faltó el oscuro egoísmo, ni la intratable incoherencia,
allí se fueron quedando todos: el dolor, el desamor,
la carencia, la ausencia, la melancolía, el desagravio…
todos los olvidados de un ayer, de un pasado que pasó.

Hoy que ya regresé, mi caminar apremió su paso
olvidó el sentir, sepultado el abandono y enterrado el pasado.
Mi ahora se acaricia de la brisa fresca del presente
para resurgir al mundo y renacer de nuevo a la vida.
Mi caminar regresa descansado a la vida del mundo,
lleva el alma libre y el corazón ardiente.

Tímidamente nace hoy el sol de un nuevo día,
en el amanecer… un horizonte despejado,
un resplandor especial en el aire
y la caricia en mi rostro del aire mañanero.
Hoy el mundo asoma a mis ojos
en ese espacio donde sólo hay presente que vivir.


Nota:
"DONDE HABITE EL OLVIDO"
verso de la rima LXVI de G.A.Bécquer y posterior obra de Luis Cernuda (1932-33)

2 divagaron conmigo:

PEDRO JORGE HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Tengo la sensación de ya haber dejado un comentario en este poema.

Mmmm...

MARIA dijo...

.
Quizás fue en otro blog o sencillamente te resulte familiar el título (ya indiqué su procedencia), no lo sé, pero agradezco tu paso por las Locuras.

Un abrazo

María.
.