19 de febrero de 2008

"UN BESO PARA TU NOCHE"

IR
Quisiera guardar esas palabras que la vida deja susurradas en mí,
retenerlas, mantenerlas vivas y bellas siempre como hoy.

Palabras engalanadas de luna llena,
lanzadas con amable sinceridad,
con agradable espontaneidad,
escritas para alojarse en mí latir.
a mí destinadas y hacía mi vertidas.

Vosotros poetas de la naturalidad.
Artesanos de las palabras sencillas.
Hacéis que lo pequeño sea grande,
que lo reducido sea inmenso,
y que lo humilde sea lo afable de la vida.

Gracias, por las bellas palabras
derramadas suavemente en el corazón.
.

4 divagaron conmigo:

Ignacio Bermejo dijo...

hola, he estado miroteando por aquí y me ha gustado mucho lo que he visto. Escribo poemas y artículos de prensa. Como veo que te gustan, que eres una amante de las palabras, te invito a mi blog. Date por él una vuelta. Espero que te guste lo que encuentres en él.
Un cordial saludo.

MARIA dijo...

.
Gracias Ignacio por tus palabras. Sí te descubrí hace unos días, pero sinceramente te diré, que mis elucubraciones dejadas en este blog de las Locuras son ínfimas a las tuyas de poeta.

Tus textos son bellas, sensibles y delicadas composiciones de esta querida tierra andaluza, las mías son a veces como gritos alocados sin más encanto que la de haber salido del corazón.

Dejaré alguna huella cuando mire de nuevo tu sembrado de palabras.

Saludos.

María
.

IGNACIO dijo...

Creo que todos los que escriben, tratan de emitir un mensaje, tarde o temprano escondido en un verso, en dos palabras, o en todo el poema, yo aprendíz de artesano, cojo tu corazón, /con permiso/ y lo agrando en este momento, tal es tu forma de entenderlo.

Hago de lo grande, pequeño,
lo real pasa a ser metáfora,
la metáfora adjetivo,
como un ciclo,
veo la luna cada 28
unas veces grande
otras pequeña.
Hay días que quisiera
alcanzar las estrellas
y me estrello al componer,
bastantes de mis poemas.
No me arrepiento,
la espontaneídad.
tratése como virtud,
y obviénse los defectos.

Besos Maria.

MARIA dijo...

Ignacio, me siento incapaz de decir nada ante tus palabras.

Te ofrezco el mayor de mis silencios.

Besos, envueltos con todo mi afecto.

María
.