4 de marzo de 2008

DÉJAME...

*
Antes de marcharte… déjame…
el aroma de tus labios, esos que me besaron
el sabor de tus besos los que me envenenaron
la caricia de tu mirada, esa que me embrujó
el rozar de tus manos, esas que me abrazaron.

Y si quieres… puedes dejarme…
esas horas de tus días,
las que ya no quieres,
porqué una vez… me las diste
cubiertas de falsa hombría.

Déjame todo lo que te pido,
y aquello que quizá descuido,
no vaya a ser que robes otro corazón
y alimentes de nuevo tu olvido.
*

7 divagaron conmigo:

Ignacio Bermejo dijo...

QUE PRIVILEGIO MÁS GRANDE SER EL PRIMERO QUE ROMPE ESTE LIENZO EN BLANCO. ¿De verdad que quieres esos besos? Eres toda una romántica. Si lo que quiere es irse, ¿no sería más lógico, más coherente, mas honrado, dejar que se marchara? Seguro que sus labios no te merecen.

Un beso.... de consolación, con todo el cariño del mundo

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

"Dejame todo lo que me diste,
llevate todo lo que no te alcanzó.
dejame el dolor de tu ausencia
llevate lo que siempre extrañarás
dejame tu imagen para no repetir
llevate mi perfume para tu soledad.

Dejame la experiencia
llevate la sangre que me ha costado
dejame tu ausencia
llevate mi presencia
llevate el camino a mi casa
y pierdelo será mejor para los dos.

Juan

Perdón, me gustó tanto que no pude y seguí escribiendo. Bello, directo, casi un golpe final. Te beso y perdón de nuevo. Gracias.

MARIA dijo...

Amigo Ignacio B. siempre en los poemas se reflejan momentos de la vida, quizá a veces sí se quisieran conservar esos besos y en otras posiblemente sea una liberación.

Soy romántica sin duda ninguna, a veces hasta la exageración. En cualquier caso el tiempo va pasando y lo que hoy es una pérdida mañana es una nueva oportunidad.

Acepto tu beso y lo comparto, pero no es de consolación, sino de un amigo.

Un abrazo.




Ay, Juan! que belleza de versos me escribiste, que sana envidia que la inspiración no me los otorgara a mí. Tu paso por las Locuras le ha dado belleza, romanticismo, ternura, poesía...

Te cedo mi blog siempre para que sigas expresando ese sentir tan hermoso.

No me pidas perdón, soy yo quien debería hacerlo ante tus sencillas y bellas palabras.

Besos y un cariñoso abrazo.
*

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mi querida, son tuyos, el verdadero mentor de esas palabras fue tu poéma, como no inspirarse, me conmovió y cuando algo me conmueve tengo que escribir, bien o mal pero debo hacerlo. Te beso y mañana saldrá el sol y pegará en tu cara invitandote a vivir.

IGNACIO dijo...

Cuando alguien se marcha, se queda impregnado en el cuerpo, el olor de sus besos, de su cuerpo, el matíz de sus palabras, los encuentros, aprovecha bien el tiempo, róbale las horas, y alimenta tus recuerdos, con lo que duró su presencia en la vida.

Hay momentos, que aún sabiendo, como se llama este blog "Locuras del pensamiento", éste poema es proporcionalmente razonable, al vivir diario de las emociones, de los sentimientos...

Besos sin olvido.

MARIA dijo...

Querido Ignacio, esta vez no estoy muy de acuerdo contigo, nunca robaría nada al amor, el amor es libre, es donación, es entrega, es sentimiento, es pura alegría... lo que se obtiene forzado, robado o usurpado ya no se vive igual, ya no es lo mismo. En este poema he intentado reflejar lo que a veces damos desde nuestra más honda sinceridad y desde un profundo sentir... y lo damos a quien no lo merece o simplemente a quien no sabe ver.

Besos.

MARIA dijo...

Querido Juan, me tienes presa de tus bellas palabras.
Recibo tu beso y te digo que no hace falta esperar al sol de mañana, tus comentarios son pura invitación a la vida.

Un abrazo amigo.