21 de septiembre de 2008

GUARDO EN MI MEMORIA


Guardo en mi memoria momentos aislados,
a veces escogidos,
a veces brotados del recuerdo.
Aletean como pájaros a mi alrededor.

Escojo a cada instante
espacios vividos
donde el mundo deja de existir,
deja de ser mundo,
donde el fuego se expande,
calienta y abrasa el sentir que nos domina.

Guardo en mi memoria los momentos anidados,
donde el miedo a la nada
es puro espacio para darnos,
donde el vértigo al vacío
es necesidad de lanzarse,
donde la oscuridad es lugar de encuentro,
realidad y plenitud para amar.

Guardo en mi memoria…
*

11 divagaron conmigo:

TOROSALVAJE dijo...

La memoria es todo lo que hemos sido. A veces me cuesta imaginar esas conexiones neuronales que nos permiten guardar retazos de nuestra vida. Algo que no existe pero que revivimos constantemente.

Buen poema, me hizo pensar y sentir.

Besos.

Inés Bohórquez dijo...

Momentos que sin duda permanecerán intactos en su sensación en su aroma en su emoción...

un abrazo María

cosmofonio dijo...

Escoger los recuerdos. Es importante

Un beso.

Maria Rosa dijo...

"Guardo en mi memoria" ¡Oh bendita memoria que aveces nos lastimas y aveces nos das vida!
Hermoso poema FELICITACIONES!!
Te espero por mi bloger:
http://mishistoriascom.blogspot.com/
ME AGRADARÁ TU COMENTARIO.
UN ABRAZO VIRTUAL DESDE ARGENTINA
María Rosa

bardinda dijo...

La memoria ese gran baul donde todo almacenamos.

Un saludo

Catalina Zentner dijo...

En la memoria están los capítulos de nuestra historia de vida,con sus secuencias de dolores y celebraciones.

Un abrazo,

ángel dijo...

Gracias por tu visita y comentario en mi espacio de poesía, ya tuyo.

Saludos, María

efe dijo...

Como dice cosmofonio escojer los recuerdos es importante y guardarlos es una necesidad como seres humanos.
Un saludo.
efe.

Raúl dijo...

después de leer esto, me pregunto dónde está anidada la memoria.
¿Será el cerebro o el corazón su hogar?.
Quizás un poco de cada uno... quizás ninguno...
No sé... sólo una cosa sé: la memoria nos devuelve nuestros mejores momentos cuando estamos viviendo los peores, y eso (sólo eso) ya es un punto a su favor imposible de soslayar.

Malena dijo...

Nuestra memoria afortunadamente es selectiva y olvidamos o intentamos olvidar lo que nos hizo daño.

Lo que guardamos como un tesoro son esas vivencias que nos hicieron felices y nos hicieron crecer como personas.

Yo también guardo en mi memoria, María.

Precioso. Lleno de sensibilidad.

IGNACIO dijo...

Guardamos en nuestra memoria que pueden regresar, nunca iguales a veces mejorados, cuando el espacio se comparte la plenitud del amor, acrecenta nuestro amar individual, y se goza cuando dos se sienten solos.
Como en un oasis, con lo suficiente para ser felíz.
Poca cosa se necesita.
Bs, tan profunda como siempre.