5 de septiembre de 2008

SIENTO ROMPERME


Siento romperme en las noches sin luna,
en esa oscuridad donde la vista no alcanza
y te busco y no te encuentro
y cae despacio la prisa de hallarte,
araño el cielo en tu busca, a ciegas,
a tientas… recorro las sombras,
gritando tu nombre desde la hondura vacía.

Siento romperme en mil pedazos
ante la negación de mi vida
y en esa hondura
que no parece tener fin
nace lentamente la aurora del día.
Recojo mis trozos despedazados en la noche
cuando el amanecer me regala un nuevo día.
*

9 divagaron conmigo:

Loser dijo...

Me encanta ser el primero que comente en este canto maravilloso de la apertura de un corazón rasgado.
Un beso

TOROSALVAJE dijo...

El poema es muy bueno, pero me duele saberte así.

Espero que ya no.

Besos.

Fernando Sarría dijo...

recuerda que el vértigo es parte de la vida...tú puedes saciar tu soledad y ser de nuevo una luz...besos.

santiago dijo...

me encanto tu poesía, un placer leerte

Ondina dijo...

Un nuevo día siempre es un regalo que,entre otras cosas buenas,puede traerte las claves para unir el rompecabezas,darles un nuevo sentido a las mil piezas en las que se disgrega el alma cuando busca en la noche,estira los brazos y siente la ausencia.

Un beso

IGNACIO dijo...

Desde las sombras aparece, cuando la noche se rompe, amaneciendo entre sus brazos, cada día se nos presenta una nueva afirmación.

Poesía existencial.

Besos.

marea dijo...

Hola, hacía tiempo que no pasaba por aquí, o he pasado en silencio. Daría mucho por poder escribir asi de hermoso.
Espero que no te sientas asi, recoger los trozos y juntarlos para poder empezar es muy doloroso.
Besos
marea

Mentacalida dijo...

Llegare mas hondo todavia
sere palabra sin adjetivo
un gemido que no alcanza el grito
y desde alli
.. quizas mañana
escuchare el canto de la alondra
golpeando mi ventana.

Un abrazo enormeeee.

Menta

Malena dijo...

Mi querida María: ¿por qué será que durante las noches nos hacemos más vulnerables?

Hay noches que parece que no acabarán nunca y esperamos como agua de mayo que salgan los primeros rayos del sol.

Precioso poema, María.

Un beso.