20 de octubre de 2008

CAE LA TARDE


Cae la tarde y se instala el silencio,
atrae hacia si la mudez de las palabras,
no saben decir, no saben salir, no tienen sonido.
Cae la tarde y se levanta el anochecer.

Vahído de momentos, soplos de ayer
que al suspirar del viento aparecen
y se exhiben en la memoria,
de lo que siempre quisieron ser.

La tarde se instala y la noche se acerca
es el silencio que aprisiona el latir
ahoga el adentro y en un gemido se deja ir.
*

20 divagaron conmigo:

Raúl dijo...

Es así de simple, como bien lo expresas al comienzo: Cae la tarde y se instala el silencio... lo increíble es que ni siquiera el cansancio logra doblegar al silencio.
Maravillosa tu forma benedettiana de decir

Steki dijo...

"Cae la tarde y se acerca la noche..." y va mi añoranza por el Mediterráneo.
Catalunya me trae un pedazo de mi hija que está en Tarragona.
Lindo poema, María.
Vendré seguido.
BACI, STEKI.

TOROSALVAJE dijo...

Es bellísimo María, dan ganas de oírtelo recitar mientras anochece.

Te felicito.

Besos.

cosmofonio dijo...

En vez de silencio, se ha inciciado una campaña para hacer ruido, mucho ruido. ¿Te unes?

Un beso.

moderato_Dos_josef dijo...

Por eso me gustan las tardes María. Porque el silencio de la tranquilidad vuela en ellas y puedes relajarte a placer...y disfrutar de la vida unos instantes. un saludo!

Verbo... dijo...

Estoy así en éstos dias
en la mudez
de las palabras.

Me siento a flote.

Beso ♥

M.

SOL dijo...

Hermoso MARIA... adoro los atardeceres y sus colores y el silencio que comienza a partir del anochecer... ese que nos permite relajarnos, pensar y descansar!!!
Besotes amiga!!! Fabuloso!!!

IGNACIO dijo...

Hay silencios que por entre sus rendijas siempre entra un rayo de luz, haciendo que la noche no resulte tan oscura.
Los gemidos asoman por tu buen sentir.

Besos amiga.

CONRA dijo...

Hola María:
Me ha dado una enorme satisfacción, encontrar tus palabras en mi blog. Bien sabes que me encanta como escribes. Gracias por ofrecernos siempre tus bellos poemas.
Besos

Eria.. dijo...

En mi vida hay poco silencio y a veces me hace tanta falta... ¿me haces un hueco?
Muy bonito.Besitos varios.

Catalina Zentner dijo...

Atardecer de otoño, silencio y hojas secas y versos que se funden en azules y sepias...

Abrazos,

Oceanida dijo...

La noche siempre nos encuentra cierto?

Bella a veces como tus letras. Y nostalgica...

Otro abrazo inmenso.

KLAU dijo...

AMIGA !! QUE GUSTO COMO SIEMPRE LEERTE !!! Y QUE ESTES CERQUITA.

NO ES UNA "DESPEDIDA" SI UNA SIGNIFICATIVO CAMBIO, NECESARIO SIN DUDA VERDAD? A VECES NO SON LAS COSAS COMO QUEREMOS TENES RAZON...

AQUI QUEDAMOS_______SINTIENDO ♥

BESOS
MILES
KLAU ♥

Ingrid U.J. dijo...

...Soplos de ayer,
que se vuelven latigos silencios,
verdugos de la nostalgia atravesada
en la profundidad del sentir y del ser.

_______________________

!Qué lindo que escribes!

Hoy me atraviesan tus palabras, caen el momento preciso, de manera perfecta en esta, la realidad sin sentido que vivo en pos de la desilusión que causa ver como se va desvaneciendo una quimera.

Te abrazo...

...Molts petonets.

triste_vida dijo...

Cuando cae la tarde y el silencio se apodera del momento, cuando las palabras no salen, solo hay una alternativa, escuchar el silencio valorando que este también puede existir en este mundo...

Hay veces que necesitamos silencio y no logramos tenerlo, por ello cuando el nos alcanza es mejor dejar que haga suyo el momento...

Siempre estaran a tiempo de hacer aquello que quisieron, nada tiene porque impedirlo si ellos luchan por conseguirlo...

Se instala el anochecer...y con él vienen preciosas cosas...como la luna y las estrellas...

Besitos! Precioso!!!

marea@ dijo...

Cuánto más mudo se está por fuera, mayor es la fuidez de la conversación dentro de nosotros...

La tarde calmada, da la bienvenida a esa noche que nos llevará en volandas hacia otro nuevo amanecer, donde quizás ya sí, quizás nos apetezca quitar el precinto de los labios.

Un beso y gracias por tu visita "de rebote" al Tren... espero que te sientas como en tu casa.... porque lo es.

Marea@

amigoplantas dijo...

Y la tarde ya apardea

Ya se oculta el sol, nuestro amo...(J.A.Labordeta)

Malena dijo...

María, no hay nada más doloroso que ese gemido que se nos escapa involuntariamente. ES cuando ya nuestra alma no puede más y necesita gritar a los cuatro vientos el sufrimiento que lleva, pero sin palabras. Sólo un gemido.

Precioso poema.

Un beso.

anamorgana dijo...

Atardecer, Otoño, noche, silencio. Bellas palabras María me encanta leerte.Besos
anamorgana

profectum dijo...

casi puedo tocar tus palabras

muchas gracias