30 de diciembre de 2008

LA NOCHE


Cuando surge
sólo hay que dejarse abrazar,
dejarse envolver por ella,
mecerse en ella,
sucumbir a su regazo.

Inmersa en su oscuridad,
desciendo camino a ninguna parte,
sólo es tiempo que llenar,
tiempo que transcurrir…
hasta el adviento del amanecer,
donde la rueda vuelve a hacerse presente,
y el vacío se ocupa de exterioridad.

Hoy, esta noche no te percibo
hoy, la ausencia…
más que huella, dejó presencia.
Sólo el recuerdo, tan sólo la memoria
puede traer un hálito de ti,
una existencia que ha existido,
un vivir que se ha vivido,
un amor… que sigo amando.

Safe Creative #0812302343170

*

13 divagaron conmigo:

TOROSALVAJE dijo...

Mira que me gusta la noche, y vista así aún más.

Muy bonita tu noche.

Besos.

Ingrid U.J. dijo...

Vengo a dejar un abrazo grande, grande!!

Gracias por tu cariño y por tu presencia...

Feliz Año!!!
_____________________

Tu poema ha tocado fibras muy profundas en mi corazón...

...en la noche todo sueño se hace realidad, incluso aquellas nostalgias que en amor, siempre, se llevan dentro.

Petons

S T E V E dijo...

La noche... Creo que este es uno de tus mejores poemas, al menos eso me ha parecido.

Feliz Año Nuevo... que lo llenes de buenos momentos y que sigamos disfrutándote como hasta ahora

Besos

Malena dijo...

Un amor que no desaparece por tiempo que pase, es un amor que mereció y merece la pena.Es un precioso poema, María.

te dejo mis mejores deseos para este año que está a punto de comenzar. Que en él se cumplan tus más íntimos deseos.

Un beso muy grande.

mara y cuyá dijo...

la noche nos trae los pensamientos más creativos, más depegados de la realidad, los alados. Por qué tenemos esa manía de verlos con otros ojos al día siguiente? Creámosle a la noche porque es "un vivir que se ha vivido" y "un amor que sigo amando".
María, un lindo abrazo, los mejores deseos para vos y que sigamos encontrándonos en el camino de los sueños. Petonets

KLAU dijo...

POR LA AUSENCIA QUE DEJA PRESENCIA Y HUELLA
POR HABER SURGIDO Y HABER SUCUMBIDO
PORQUE VALE LA PENA SIEMPRE SENTIR
PORQUE VALE LA PENA VIVIR
VIVIRLO TODO

AMIGA FELICIDADES, FELIZ AÑO
GRACIAS POR ESTAR CERCA SIEMPRE
MIL BESOS
KLAU ♥

Roberto Esmoris Lara dijo...

(Dimelo al oído, por favor amiga, que guardaré tu voz y tu poesía para escucharla frente a mi mar en esta madrugada tan especial)

Gracias, muchas gracias

Besos
REL

triste_vida dijo...

Si llega la noche lo mejor es entregarse a ella, sino ella se apodera de nosotros y entonces estropeamos algo que podria haber sido precioso...

Cuando la oscuridad nos invade, siempre hemos de encontrar ese pequeño rayo de luz y aunque caminemos hacia ninguna parte, en el fondo sabremos hacia donde caminamos, porque cuando nos movemos, aunque sea impulsivamente, ese impulso ya sabe mas que nosotros...

Si no se percibe, si solo queda la ausencia, la huella de su presencia, entonces mejor cerrar los ojos e imaginar que esta con nosotros, hacer de nuestro sueño una realidad soñada...

Bon any preciosa!

PD: es cert que canvien molt les paraules que poso al meu blog i les que us entrego quan us comento, pero diguem que quan entro al vostre mon m'endinso i no deixo que el meu mon espatlli el vostre.

Milers de petonets! I si mires el meu blog, t'asseguro que deus sentirte identificada!

CONRA dijo...

Hermoso poema María.
La noche… “un amor… que sigo amando”.
Te deseo un feliz año 2009, colmado de poemas.
Muchos besitos.

anamorgana dijo...

La ausencia está siempre muy presente. Que bonito lo escribes, me ha encantado. Un abrazo de año nuevo
anamorgana

Antón Abad dijo...

Y es así como se hacen eternas las cosas y los seres, amándoles. Gracias María, me ha recordado cosas, que si bien nunca olvido, a veces se esconden en la maraña de lo cotidiano.

IGNACIO dijo...

Cuando la noche asoma, y el insomnio te acecha, más que un recuerdo o un deseo te atormenta, y entre ellos te redimes a Morfeo.

Besos.

Sirena Varada dijo...

La ausencia que dejó presencia, es presencia. Desgarra, duele, pero cuando ya forma parte de nosotros, no es mejor el olvido.

"un amor... que sigo amando". Qué valiente rendición.

María, cuánta fuerza he encontrado tras la aparente fregilidad de tu poema.

Un fuerte abrazo.