30 de agosto de 2008

SIN MEDIDA


Nunca podrás medir mi llenura de ti
Nunca podrás alcanzar mis límites de ti
Nunca podrás definir tu alcance en mí
Nunca podrás dibujar el sentir de ti

Nunca mi amor se midió
Tampoco tuvo límites mi sentir
No se pudo precisar el latido de mi latir
Ni se halló momento que definir

El amor que me habita, ni yo misma lo sé
tampoco lo pretendo conocer
es algo que se me dio
le vivo, le siento y le dejo hacer

Tan sólo algo se me da a entender
la plenitud de las pequeñas cosas
el día, el instante, la palabra, el eco y el momento
de tu sentir, de tu amar y de tu ser
*

21 de agosto de 2008

TE PIENSO


Te pienso en el silencio de la noche,
acudes a mí en la quietud,
me absorbe el pensamiento de tu recuerdo
y me dejo mecer en ese sentir.

Te pienso y descubro tu presencia
como parte integrante de mí,
no vivo tu ausencia, no es ahora el alejamiento
y me pregunto ¿Cómo eres?
¿Por qué te desconozco si estás en mí?

Mi presente está envuelto,
mis instantes respiran el aroma, la fragancia
y es que es tan impensable tu querer
que aún ausente te siento que estás aquí.
*

17 de agosto de 2008

TAN SÓLO...


Tan sólo soy un cuerpo que late y siente,
solamente un alma que divaga,
se humedece con el rocío del amanecer
y en la noche se une al susurro del viento.

Sólo un lamento en el olvido,
una rendija de luz en la penumbra,
por donde miro nace la oscuridad
y el fuego me abrasa sin piedad.

Sólo un alguien que transita,
que ocupa cualquier lugar,
una sombra, un resquicio,
la vida se me anida,
me agarra y no me quiere soltar.

Tan sólo soy… ¡ni yo misma lo sé!
*

13 de agosto de 2008

MÁS DE UNO

A Fernando SARRÍA


Son tus versos sorpresas aguardadas,
donde se descubre el acontecer,
el sentir, restos de la memoria,
los finales del día,
las sombras de una vivencia,
el habitar del alma…

No sé si será noche, verano,
la luna o el viento quien me traiga su parecer,
sólo sé que se visten de sentido,
se perfuman de sentimiento, de añoranza, dicha u olvido…
y en cada uno nace de nuevo y otra vez.

Hablan de sentires y de melancolías tus versos,
de amores, de encuentros, de hallazgos o de olvidos,
pálpitos que se entremezclan con la vida
y sus formas de ser.

Una cereza por labios,
una lluvia es el roce o el llanto de un anochecer,
las palabras las musita el viento,
y una piedra que mira la eternidad, el ser.

Son tus versos sorpresas en palabras,
que se descubren poema a poema,
verso a verso y en formas distintas cada vez.
*

10 de agosto de 2008

NO CALLES




Callas las palabras que tu corazón grita,
callas para darme una libertad que no busco.
Callas el sentir que tu alma siente
y con ese callar mis espacios errantes se vuelven.
No quiero libertad, no busco
soltarme de los lazos que me ofreciste,
deseo caminar junto a ti.

Si tus palabras callas,
si tus sonidos enmudeces,
si acallas tu ser en mí,
la noche desciende y oculta la vida,
la brisa de los momentos
que nacieron de ti y de mí.

No calles tus sonidos, tu voz, tu palabra
que tu silencio se cubre de ruido
y enmudece también la alegría
que habita en mi pensamiento.

No calles… que percibo, siento y vivo tu latir
y si tus palabras guardas en lo callado
haces que mis días, mis noches y mis deseos
sean un constante anhelo de ti.

Deja salir ese grito de tus adentros,
esos que conmigo compartes
los que nacen cuando somos… un sólo existir.

No silencies, vida, tu sentir,
que el mundo viva, comparta y respire el amor,
como el que nace de ti y de mí.
*

6 de agosto de 2008


Un leve volver el rostro,
un beber de aromas
y tu calor conmigo encuentro.

Un roce, un instinto,
un suave palpitar
y allí estás tú.

¡Que amable sentir tiene el amor
cuando se viste de vida,
da sentido al instante y nos aroma de color!

Y es que es en tu mirada
donde más fácilmente me miro.
Y es que allí donde respiro
tu aliento hallo.
Y es en tu caminar
donde mi camino ando.
Y es en el lecho
lugar donde te vivo.
Y es en la noche donde te descubro.
Y es en el sentir donde te siento.

Y es que son mis instantes… allí donde habitas tú.
*

3 de agosto de 2008

INSTANTE


Con el descanso que asiste nuestro cuerpo
con el corazón risueño por saberte,
me levanto de nuevo en este día
pensando en ti.

Suave brisa... que acaricia mis latidos,
tan frágil y mimosa
que no sé si sueño o es que sigo estando en ti.

El sol ya ha despertado,
los besos de anoche se fueron contigo,
ahora con el alba y la luz de la aurora
vienen, los que me diste a mí.

Azul es el color de estos instantes,
tan despacito amanece,
que parece que el reloj se olvidó de existir.

Susurros... que susurran mi sentir,
no sé si eres fantasía o es realidad
pero sin palabras oigo murmurar
y como en una caracola, acerco mi oído y escucho…
es el rumor del verbo amar.

Buenos días instante.