6 de abril de 2009

BALANCEÁNDOME


Balanceándome en el oleaje del instante,
vestida con harapos de madurez,
renazco a lo distinto
a lo diferente
que un momento puede ser.
Orillo mis prejuicios,
aparto mis temores,
se ausentan del pensamiento
los recelos que no pertenecen
a este ahora y a este aquí
y dejo que me respire
cada aliento por sí mismo
sin que aliente según mi parecer.

Y el instante invita a balancearme
dejando mi alma al libre anhelo de vivir…
dejo que sus latidos me guíen…
y desclaven lo desconocido,
que sé que vive en mí.
Y el momento se balancea
y el instante me descubre
que hay diferentes caminos,
distinto proceder
si dejo caminar mis pasos
sin la horma de mi educado ser.


Safe Creative #0904052932015
*

21 divagaron conmigo:

TORO SALVAJE dijo...

Balanceándose tu alma también debe ser muy atractiva.

De cualquiera de las maneras.

Besos.

Sir Bran dijo...

Has dotado a tu instante de la objetividad, y te has quedado a disfrutar de las vistas desde ese momento.
"Orillo mis prejuicios, aparto mis temores".
Me encanta la percepción del tiempo que has desplazado al sumergirte en ese instante ondulante.
Precioso liberar del alma María, que acaba permitiéndote ver que siempre hay varios caminos.
Este instante te será de gran ayuda a la hora de alegir el adecuado.
Tu poema me abre la mañana estupendamente. Gracias.

S T E V E dijo...

Desvestir al amor de convencionalismos, de prejuicios, hace que este crezca, se expanda, alimentándose de confianza, de sosiego, de cariño...

Tu debes de publicar y yo aún no me he enterado. No pueden tus poemas relegarse sólo a este medio. la belleza debe universalizarse, propagarse.

Un beso

Verbo... dijo...

Orillo mis prejuicios,
aparto mis temores.



Lo importante es eso Maria
orillar los prejuicios
y apartar los temores.

Abrazos ♥

qui sap si... dijo...

Coneix a cada instant,
quan es pinta arrugues
que el temps li ha dut,
que el solc és fons
tal com el dubte i l’ incertesa.
Coneix a cada instant,
a cada pas que fa,
amb vestit de joia d’abans
que la nit ja se’n anat.
Coneix a cada instant,
quan truca a la porta
que la resposta no li durà
el somriure que espera.
Coneix a cada instant,
que el rellotge
gira les manetes de pressa
i mai s’atura quan li ha pregat.
Coneix a cada instant,
que sens dubte,
en mirant enrere
trobarà altres miralls
on s’hagués pogut emmirallar.

MAG dijo...

Maria...lo explicas de una manera tan exacta que pareciera que el duende que se aloja en mi cabeza ha ido a platicar contigo.

Un enorme abrazo

Anzili dijo...

Quina foto més preciosa, y el poema també. T'imagino, certament, com una dona d'aquelles que reneix a cada instant.

Una abraçada.

Carlos dijo...

Sin prejuicios ni temores se equilibra el camino María.

Sigue así guapa!

SOL dijo...

Sabes Maria... no hace tanto que te leo.. pero estas letras son unas de las que mas me han gustado!!!!
Tiene todo.. tiene un estilo muy personal.. el tuyo.. el de una mujer no???
Hermoso de verdad!!!!
Besos cielo, feliz de leerte!!!

Oceanida dijo...

Dejarse llevar asi, balanceandose...

Suavemente en la vida.

Precioso Maria!

Mil abrazos amiga.

IGNACIO dijo...

Llega un punto en la vida, que nuestra alma se quita un día los prejuicios y tabúes, se goza, te balanceas en lo que no habías descubierto hasta ese instante.
... A partir de ese instante comienzas a ser tú misma, los sentidos cobran otra dimensión no conocida, respiras el momento, y el momento te atrapa, y te arrastra a un poema, exquisito.

Besos para tí.

MARISA dijo...

Dejar que a uno la respiren y que la guien sus latidos.
No podría ser más bello.
Así es fácil orillar prejuicios.

Un biquiño María.

Eduardo Galván dijo...

la vida está llena de columpios muertos que nos esperan para recobrar vida balanceada.

abrazos.

Jessie dijo...

Buenas María, parece ser que con el tiempo una va cambiando, poco a poco y en menos de que se lo imagina, sas! ya es otra persona muy diferente.

Es cierto, hay que ir dejando atrás algunas cosas, pero se ganan otras.

A veces me impresiona mi papá, porque él, a la edad que yo tengo ahora, era completamente diferente a como es ahora.

A veces me pregunto, cómo seré yo cuando tenga la edad que tiene mi papá ahora?

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie

SeaSirens dijo...

Si el momento lo vale, hay que balancearse.

Precioso.

Un petó enorme!

triste_vida dijo...

Neix en el desconegut i sigues aquella que tant desitges ser, aquella persona que hi ha dins teu i que segurament, com tots, no sempre deixes sortir.

Allunyat de qualsevol pensament que no pertanyi a aquest moment, doncs tan sols aixi podràs viure aquest intensament, amb totes les teves forces, sense perdre cap detall.

Deixa que la vida et mogui i et porti allà on ella creus que has d'anar-hi, deixa't emportar per l'instant, pel sentiment, per allò que dins teu es mou i et fa somriure...

Camina sense saber on vas, doncs segur que aixi trobes el lloc on deus anar!

Milers de petonets!

Sirena Varada dijo...

Es el instante el que nos invita a balancearnos, a reverdecer las ilusiones del cansino andar.
Es lo más sencillo y también lo más complicado: dejar libre el alma al anhelo de vivir.

María, siempre hay mucha belleza e inspiración en tus poemas.

Un abrazo.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

LLENA ESTÀ LA VIDA DE DISYUNTIVAS
Y PORQUÈ NO ,MARÌA
LA MADUREZ ES ESE INSTANTE
EN QUE YA NO DEBEMOS PEDIR PERMISO NI AGRADAR A NADIE
PARA HACER LO QUE NOS VIENE EN GANA'
LIBERTAD,ESO.
UN ABRAZO DE PASCUA
ES HERMOSO LEERTE,AMIGA

Reina dijo...

El momento de dejarte llevar, el momento del impulso del balanceo, de no pensar, de ser, de vivir.

Me encanta el balanceo del columpio, la sensación de volar, libre.

Besos; es un placer leerte

Patricia dijo...

Balancearse con el alma libre...
Cuantas veces me senti caer por mi anhelo de vivir para regresar a ese latido de vida,
hermoso,
saludos,

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Acá estoy leyendo y releyendo todo lo tuyo, y esperando que vuelvas a escribir, realmente me siento vacío sin tus letras. Un beso grande y espero que estés bien.