29 de abril de 2009

DEL ACEPTAR


acepto que las horas se escapen
y el teléfono siga sin sonar

… que la espera sea lo palpable de lo ausente,

que la mañana sea ese eterno camino
que recorro cada día,

que el pasado siempre me pareció mejor
aunque el futuro siga aguardando,

que la lluvia se desmorone sobre mí sin ahogarme

que el recuerdo es lo vivido,
y los sueños quizás lo que se espera
que algunos de ellos son superados por la realidad
y otros se pierden en el olvido,

que el amor es un Ave Fénix que renace con el arcoíris
para morir tras las cimas en latidos sin eco

que la vida anhela siempre ese mañana
mientras el hoy marcha cabizbajo,

que algo hay que nunca desaparece:
el horizonte frente a mí
y el alma que va conmigo.

Safe Creative #0904293157697

*

25 divagaron conmigo:

Ondina dijo...

Aceptas la esperanza,aceptas como compañera de vida tu alma que siente.
Y yo añado,aceptas las amigas que tienen obligadas ausencias y permaneces y yo te digo...Gracias

Un beso

Steki dijo...

Una vez que aceptas... se hace la luz. Ya verás...
BACI, STEKI.

IGNACIO dijo...

¡Ay! Del que trata de pasar por la vida sin aceptar lo que le depara, el cuerpo, o el propio alma, el encaje de los sueños, o el desperdicio de la realidad.
Los sueños de nuestros deseos, no sólo han de soñarse han de tratar que se hagan realidad, y para ello no basta con esperar en la estación, viendo mirar los trenes, hay que subirse, desde ahí el horizonte se vislumbra más plácido y tranquilo, con la evidencia de haber dado pasos, para conseguir los recuerdos de lo vivido.
Besos María, hoy tu retórica espiritual, me abrió el camino.

TORO SALVAJE dijo...

Espléndido poema María.

Te he leído muchos y éste merece un lugar destacado.

MARAVILLOSO.

Besos.

Malena dijo...

Esa es la vida, María, aceptar lo que nos va viniendo con la mayor elegancia posible pero sin perder ni la esperanza ni nuestra identidad.

Me encanta tu forma de escribir porque pareces hacer que lo difícil sea fácil. Vas directa al corazón.

Besos y rosas, María.

Miguel Bueno dijo...

Lentos días sin horas
este vivir en espera
de renovar los recuerdos.

Tus versos me traen nuevo aliento.
Gracias.
Piedra

marisa dijo...

Aceptar, aceptarnos, no tener miedo de mirar al espejo cara a cara, vivir sin miedo, bebernos cada gota de la vida. un abrazo, poeta

Camille Stein dijo...

es tu alma escrita
la que vive
dentro de estos versos

... exquisito y esplendoroso poema, María

un beso

SOL dijo...

A mi me ha encantado este.. la verdad como dice Toro es uno de los mas bonitos!!!
Al menos tu alma esta contigo.. eso es importante.. ella no te abandona.. juntos pueden seguir adelante ... (cuerpo y alma)
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!
Termina bello tu dia!!!

MAG dijo...

María...

Das esperanzas al más olvidado

HERMOSO!

Felicidades

qui sap si... dijo...

Caminarem
entre aquest avui
que no fou com volíem
i aquest demà
que no ho serà com voldrem.
Caminarem
entre matins fosos
de nit descolorides
i llums apagades.
Caminarem
entre els records
que pintem amb els bonics colors
d’allò que volem mantenir
i entre els somnis
que desitgem siguin els records futurs.
Caminarem
entre els daltabaixos
d’un amor etern
que mor amb cada disgust
i reneix amb cada petó.
Caminarem
cap avant perquè és l’únic camí
que ens queda per seguir junts.
Caminarem
pintant línies a l’alçada dels ulls
i que anomenarem horitzó,
cada cop més llarg,
cada cop més lluny,
cada cop amb més camí
per fer amb tu.
Caminaré
esperant cada matí el ressorgir
de l’amor amb cada petó,
amb cada mirar,
amb cada detall del teu cos
i del teu pensament,
boig d’amor,
boig d’esperança,
boig de vida,
ple de follia,
de la follia de viure...

moderato_Dos_josef dijo...

Bello post María.Captas la esencia de la vida y la esperanza. Por cierto, te agradezco mucho que hayas leído mis relatos presentados a concurso. UN abrazo!

Mentacalida dijo...

Aceptar la realidad sin que los recuerdos se hagan dueños del presente,vivir con la esperanza y tener el alma anhelante.
Me encantó este post.

Un beso Maria

Menta

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Un poema magnìfico.de la lucha vana sale la inquietud,amiga.
de la aceptaciònb la calma,pero que el acaptar no te impida moverte,caminar,seguir probando.Mirando el ahora,màs que el ayer,y vivièndole sin miedo al mañana.
te abrazo.

Alimontero dijo...

Querida María, he seguido tu huella y te lo agradezco. Esto me ha permitido conocer este hermoso blog.
Si me permites, tu frase final me cautivó: "que algo hay que nunca desaparece:
el horizonte frente a mí
y el alma que va conmigo."

Cuando estamos en conexión todo fluirá bajo las órdenes del amor.

Gracias María...muchas gracias!!

Ali

Carlos dijo...

Aceptar y asumir el pasado inmediato, lo sucedido, es avanzar María, porque no nos encadenamos a el.

Si sigue sin sonar ese teléfono, pon en la radio la canción que más te guste, una bien linda...

Abrazo querida!

anamorgana dijo...

Estupendo poema. La esperanza es buena compañera de camino ¡que haríamos sin ella!!!
Besos
anamorgana

Verbo... dijo...

Mientras te leía, pensaba en que duele, ver partir una ilusión.

besos.

De cenizas dijo...

Es aceptar que hay vida por vivir, historia por hacer, caminos por recorrer... amores que sentir.
Bello himno a la esperanza.
besos

RECOMENZAR dijo...

Te leo te admiro te dejo un saludo de viernes para vos

Eduardo Galván dijo...

Sí es verdad que a veces la espera se hace un mundo y nos desesperamos... pero finalmente aceptar, sí, es una buena solución.

Abrazos.

Marisa dijo...

Aceptar las ausencias sin caer en la deseperación.
Tu lo dices María.
El amor nunca muere
siempre hay un futuro
para el renacer.

Bonito poema.

Un biquiño.

TriniReina dijo...

De todo lo que se acepta lo que es más real es lo que dice el último párrafo, eso no es que se acepte, es que viene con nosotros y vive y hasta muere, lo demás, es lo que lentamente nos mata.

Abrazos

mara-mara dijo...

Aceptar y cuidar lo que tenemos, sin olvidarnos de soñar, y dejar que los sueños jueguen a imaginar.
Te mando un beso desde mi horizonte y desde el alma que va conmigo.

mara y cuyá dijo...

María...
pasado y presente, no deben hacernos perder de vista un hoy, con la cabeza alta...aunque lo que veamos no sea tan claro...

Recuerdo a Machado y su maravilloso hoy es siempre todavía.

Besos