15 de noviembre de 2009

HASTA DONDE PODAMOS



http://alasypapel.blogspot.com/2009/07/claridad_4602.html

una lucha que dura nuestros días,
muere el destiempo para vivir el tiempo,
renace… pero lleva consigo vestigios,
el tiempo desangra y el alma se rompe,
abrazos y bocas
besos y pieles
miradas y ausencias,
risas y llantos,
luz y tiniebla…
nos acompañan siempre…

el olvido no consigue ganar
y los días alargan su oscuridad

el mañana está lejos,
el camino nos ha enseñado a andar,
ni el atardecer, ni la noche
detienen nuestros pasos
aunque nos falte el aliento
nuestros pies siguen caminando
hacia el horizonte
o hasta donde podamos llegar

Safe Creative #0911154884142
*

21 divagaron conmigo:

TORO SALVAJE dijo...

El camino no se acaba nunca.
Siglos y siglos de pasos caminando nos preceden.
Y detrás nuestro otros vendrán.

Besos.

STEVE dijo...

El límitre que has puesto es justo, me parece bien... hasta dónde podamos (aunque siempre podamos aguantar un poquito mas)

Bello y esperanzador el poema, si

Besos

SUSANA dijo...

Sí María, atrás, los pasos de nuestros mayores, adelante, la promesa de mañana. Hoy, aquí y ahora nuestra mirada puesta en ese horizonte, mientros nuestros pies (a veces erráticos) intentan conquistar el camino.

Besazo Poetisa!!!!

De cenizas dijo...

¡Ay del día que olvidemos que hemos vivido!


besos

Paco Alonso dijo...

Recordar siempre la importancia de nuestra vida, los caminos que nos quedan por recorrer mirando siempre adelante.

Cálido abrazo

Emilio dijo...

La vida es siempre una dualidad, y el camino sólo tiene un final cierto, lo que vayamos encontrando en él, lo iremos descubriendo paso a paso.

Reflexivo poema, María.
Abrazos.

medianoche dijo...

Mirar de frente sin olvidar lo que ya fue, y fue bueno.

Saludos

TriniReina dijo...

Hasta donde podamos, o nos dejen...
Caminando vamos.

Besos

Noray dijo...

Excelente y bella inspiración.

El mañana ya no existe,
sólo cruzamos la senda
del recuerdo
y vamos camino
del olvido.



Un abrazo

Camille Stein dijo...

el camino
se deshace
al andar:

la luz
perdida

y la noche
exiliada
en el aliento


... un beso, María

Oceanida dijo...

Los vestigios del tiempo renacido ensenan a caminar. A seguir caminando.

Un fuerte abrazo Maria.

Marisa dijo...

Por el camino que nos lleve
hasta el final del destino,
siempre iremos descubriendo
cosas que aún no hemos vivido.

Besiños

Terly dijo...

La vida es un camino de mañanas que se desvanecen en el éter.
Un abrazo.

Catalina Zentner dijo...

Me pregunto hasta dónde podemos... y no encuentro respuestas. Sin embargo, sigo.

Abrazos,

Tomasson dijo...

el paso, aunque despacio, debe ser siempre hacia delante y sin titubeos amiga María y que nunca llegue esa noche que frene nuestros pasos. Linda poesía, besos

Sol dijo...

El camino andado... el que queda por recorrer, ese el mas importante...
Me gusta como siempre leerte... un bello escrito Maria!!!
Besotes llenos de luz para ti!!!
Buen inicio de semana!!!

Gala dijo...

Es demasiado largo el camino hacia ese horizonte.
Y no es el cansacio lo que a veces no nos deja llegar, a veces es el mismo desaliento.

Muy bonito Maria.

Un beso

Poiésis dijo...

Y a salir de mí, descubrí que los muros eran lo único que me pertenecía...

MarianGardi dijo...

Maria, tus versos estremecen, el grito de los pasos andados y los que faltan por andar, es inquientante.
Siempre hay un más allá, hay que cruzar todas las fronteras.
Un cariñoso beso

media luna dijo...

Una lucha interminable que nos acompaña siempre y que tal vez sólo nos permita descansar cuando podamos mirar el horizonte desde el otro lado.
Versos inspiradores María.
Un gusto volverte a saludar y volver a leerte.
Un beso.

qui sap si... dijo...

Com un reflex
de cara l’espill,
em retorna el rostre
tots els contraris
que defujo.
Es trenca
tot al meu voltant
com la vida
que s’escapa mirall avant
en contra dels records
que vull acumular.
Com més m’apropo
per restar la distància
que em separa de l’altre jo,
més gran
es fa la desesperança.
Un demà
que veig ahir pintat
a les fosques ninetes,
recordat com serà
en un futur proper d’imatges
canviant, reflexades
en el mirall de sempre.
Mirant-me em veig etern
en el record i en el futur
que estic fent.
És el màgic mirall
del desig complert.