20 de enero de 2010

DESATADA LA QUIETUD



desatada la quietud…
los silencios transitan la noche
caminan en ella la palabra no hablada
el leve rumor de una caricia no dada
esa mirada de adiós que nunca recogí

no hay pasos que denuncien
ni presencia que se muestre
sólo la penumbra
donde se desata el deseo de besar tu beso,
escuchar tu silencio
o vestirme de caricia
aunque estés lejos de aquí…


Safe Creative #1001185345022

*

19 divagaron conmigo:

TORO SALVAJE dijo...

Deseos en la penumbra.
Es su hábitat preferido.

Besos.

Un niño cualquiera dijo...

Desatada la quietud... nos damos cuenta, como siempre tarde, de lo importante que era lo que ya no tenemos Nada como el silencio para pensar distancias

Un beso... y recuerdos desde el Norte!

Un niño cualquiera.

qui sap si... dijo...

La nit és tancada,
només la llum dels fanals
s’atreveix a fer una ullada.
No hi ha més soroll
que el bes del vent
als peus de les persianes,
a estones trencades,
duel d’amants rebutjats
entre balconades.
I tot i així el carrer no està sol,
amagat entre el dol de l’ombra
d’un portal s’amaga
una ànima torturada.
Li llueixen els ulls
quan fita el finestral
i veu passar l’estimada.
L’estima en silenci,
des de la primera matinada,
enyora absències
de carícies i paraules.
Espera almenys veure-la
silent cada albada.

Camille Stein dijo...

la penumbra
desata
el reverso
ensordecedor
del silencio
de la ausencia
de la caricia
extraviada



un beso, María

TriniReina dijo...

La penumbra en que transita el recuerdo...

Besos

josefina dijo...

La noche, la quietud y los silencios, buenos aliados para dejar aflorar los sentimientos.
Un abrazo María

adolfo payés dijo...

Perdón por mi ausencia de estos días.. no me siento muy bien de ánimos.. Ya mas tranquilo me pondré al día con sus blog.. mas adelante.
Lo siento.

Un abrazo
Saludos fraternos..

marisa dijo...

María qué hermosa esa penumbra, qu7é hermosa esa quietud...Mil besos querida amiga.

MAG dijo...

una quietud un poco inquieta...disfruta su juego, pronto cumplirás tu deseo ..."besar su beso" me encantó

besos

efe dijo...

La deliciosa penumbra de la noche en que la calma de nuestro intelecto nos hace pensar en lo bonito o en lo feo pero al fin pensar en algún deseo por cumplir.
Un beso.
efe

Malena dijo...

Mi querida María: Me gustaría pedirte permiso para colocar tu poema al lado de un escrito mío el próximo sábado o domingo. Si me pasas tu correo electrónico te lo enviaría por si te parece apropiado ese trabajo conjunto.

Gracias.

Mil besos y mil rosas.

Maria Varu dijo...

Amiga Malena, puedes utilizar el poema como gustes, si te resulta molesto copiarlo me lo dices y te lo mando... mi correo es:
mariavaru@gmail.com

gracias por fijarte en mis "locuras"... besos

anamorgana dijo...

El silencio, la quietud dejan aflorar sentimientos que a veces uno no quiere.
Es en silencio como se aclara uno.
SILENCIO.
Besos

media luna dijo...

Siempre que te leo, me quedo con las ganas de leer más, con las ganas de llenar la quietud de mis noches con tus versos y poder así espantar, ese ronroneo de pasos inexistentes, de voces acalladas en el silencio, de presencias que la penumbra no logra a atrapar...
...Desatada la quietud, sólo queda dejar que la noche pase.
Un abrazo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Uno mas y van ... sumando pequeñas perlas de un gusto exquisito, hoy me quedo con esto:

..solo la penumbra
donde se desata el deseo de besar tu beso,
escuchar tu silencio
o vestirme de caricia

aunque esté lejos de aquí ...

Algo mas para agregar ? si, algo más, te dejo un beso enorme amiga mía.

Marisa dijo...

Silencio,
noche,
el rumor de
los sueños,
las caricias,
los deseos.

Abrazos.

Oceanida dijo...

He temblado leyendo esto. Por bello, por intenso y cercano.

Un abrazo.

Poi.eli(z) dijo...

El amor tiene su propia piel y como todo ser vivo, con su abrazo nos reinventa, trazando impalpables giros, más que ciclos, experiencias. A veces se es la amada cazada, dócil, pluvial y discreta, otras la amante que caza, completándose en su presa, marcando con su tormenta, al bosque que le atraviesa, unas, la niebla que escapa, otras oleaje que enfrenta, a veces el torso del agua, otras la faz que refleja, pasando de río que viaja a nube del todo abierta.

Emilio dijo...

Una delicia, María, y como le dije a Malena, multiplicada por dos.
Besos.