7 de febrero de 2010

HE APRENDIDO...



he aprendido a escuchar el silencio
a oír el susurro de su palabra
cuando camina bajo la lluvia de invierno
cuando se esconde en lo recóndito del alma...
oigo sus pasos, quizás sus sonidos
cerca, tan cerca, que se unen a mí

me dejo envolver por su presencia
me aquieto en su regazo
... dejo que se escriban los días
que se pinten las mañanas
y quedamente me dice...
lo que quizás nunca sepa escribir

Safe Creative #1002075470329

*

26 divagaron conmigo:

Oceanida dijo...

Silencios que no se escriben. Que bello Maria. Mucho.

Un abrazo muy fuerte.

Sol dijo...

Creo que alguna vez he escuchado una canción llamada los sonidos del silencio... creo que son tan bellos cuando los descubrimos... tanto que hasta dan un poco de miedo de todo lo que pueden transmitirnos!!!
Tu poema bello Maria... con mucho ssntimiento, con mucha verdad!!!
Besos cielo, en un dia Domingo lluvioso sobre Buenos Aires!!!

De cenizas dijo...

Los dictados del silencio se sienten.... sólo a veces se consigue escribir algún eco...

besos

Eli dijo...

Es el sonido, la flor que se desata, luz, colorido, germen que nunca alcanza. Más es su abrigo, la pausa, esa alternancia, latido rítmico, es vuelo de dos alas. En el silencio, la vida misma llama, en el sonido, la vida a veces calla. Ambos caminos, conducen la palabra, fugaz vagido, requiere cuerpo y alma...

Ignacio dijo...

Siempre nos queda algo por aprender Maria.
De silencios, pocos pueden enseñarte, los días se escriben solos, nosotros ponemos los adjetivos, los verbos llegan solos, como los poemas.

¿Quién sabe lo que tú no podrás escribir?
¿Quién sabe lo que escribirás mañana?
Tu pluma nos otorga el placer de caminar sobre la lluvia.
...Aunque no llueva.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Como te entiendo.
Ese silencio como gran compañero.

Besos.

Adolfo Payés dijo...

El silencio que dicta mucho..

Que hermoso leerte querida amiga..


Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes la semana que comienza..

Por mi ausencias me disculpo..

Noray dijo...

Es en el silencio
donde se alumbra
la palabra...


el verbo desnudo
que sólo el eco
repite en silencio.




Un beso

josefina dijo...

Muy bonito Maria ese silencio.
Un beso

Terly dijo...

Escuchar ese silencio que brota de lo más hondo de nuestras almas, no siempre es fácil saber escucharlos y más difícil aún interpretarlos y plasmarlos en negro sobre blanco.
Un bonito poema, María.
Un beso.

RMC dijo...

Excelente y reflexivo texto
un placer pasar a leerte.
que tengas una feliz semana
un abrazo.

maracuyá dijo...

Quizás nunca se pueda escribir lo que se ha escuchado sin la interferencia del sonido...no por eso se lo ha escuchado, se lo ha comprendido menos...

Quizás por eso, porque de tan aprehendido no tiene límites, no cabe en la sonoridad de las palabras.

Elyam dijo...

Lindo blog, me gusto mucho.
Besos... Te sigo.

Paco Alonso dijo...

El silencio es la respuesta a este poema.
Muy hermoso lo que nos ofreces en este día, es un placer siempre acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Camille Stein dijo...

el silencio
es la estela
invisible
de la palabra

acompaña su soledad
y en murmullos
anuncia

lo que nunca
será dicho


un beso, María

Marisa dijo...

Es el silencio
cuna del alma,
saber interpretarlo
es conocerse.

Besiños

Amigas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amigas dijo...

Amigas dijo...
Hola María!
Me encantó tu poema, no sabes cuanto añoro yo el silencio, ese que se siente muchas tardes de invierno, o en momentos de soledad en los que quieres estar sola sin escuchar nada ni a nadie, cuanto echo de menos poder sentirlo, sentir el silencio que sienten las personas con audición normal.
Últimamente no hago más que llamar a ese silencio, pero desde hace años no viene a mí.
Descubrí hace unos meses porque no lo sentiré más, tengo otoesclerosis, muchos de los que me conocen aún no lo saben. Ahora en vez de silencio me acompañan, día y noche, unos ruidos en mis oidos que no quisiera sentir, a veces me desesperan, pero los acepto porque no me queda otra, a pesar de ir perdiendo audición poco a poco, esos ruidos, dicen, siempre estarán ahí, por eso ahora me doy cuenta del valor del silencio en ciertos momentos del día; pues no deseo el silencio absoluto, me da miedo conocerlo.
Un saludo.
Isora.

merce dijo...

Esos bellos silencios...y esa sensación de sentir.


Dulce y tierno poema.


Un beso Maria.

Un niño cualquiera dijo...

Y a mi que siempre me ha parecido mucho más complicado decir que escribir... Aunque a veces, no haga falta ni lo uno, ni lo otro

Un besazo Maria... y recuerdos desde el Norte,

Un niño cualquiera.

A moonclad reflection dijo...

Silencio...aun la ausencia de sonido...eso no me alimenta...la escencia de la belleza en solitario...

Matías Mugione dijo...

Tal vez nunca estemos en silencio realmente, porque siempre nos acompañan nuestros pensamientos, que no suelen callarse. Es la razón por la cual los silencios pueden ser tanto amados como odiados.

Un beso!

MarianGardi dijo...

Que bien expresado lo que transmite el silencio.
Es tan profundo como el mar y tan exquisito como el cielo cuando nos arrulla en sus brazos.
Un beso

Sherezade dijo...

El silencio, amigo o enemigo.....siempre bueno.
Me ha gustado entrar en tu blog y me quedo.
Un abrazo
Inés

Aglaia... dijo...

Aun ante la no presencia, sus olores se aspiran y las caricias arropan. Como nos traicionan y rien los sentidos dentro del silencio...

Un fuerte abrazo Maria.

MAG dijo...

el silencio...gran maestro

besos