27 de marzo de 2010

TEMPLO

Fotografía: Oleg Dou


no busco abrir las puertas
ni tan siquiera sé
si alguna vez existieron

hay grutas inaccesibles
honduras y simas
donde sólo la lluvia
puede calar

caminos sin rutas
desiertos habitados
ríos de profundo líquido
que buscan su mar

no hay puertas
ni cerrojos
ni rutas
ni mapas
sólo la caricia de un silencio...
y escuchar al templo decir

Safe Creative #1003265845279

*

18 divagaron conmigo:

TORO SALVAJE dijo...

Tantas grutas inaccesibles donde reina el silencio.

Besos.

Verbo... dijo...

Belleza de Mujer !

Conviértete en lágrima
y serás el rio que sale por grutas, caminos, desiertos hasta desembocar a tu mar.

Lágrimas que entran y salen,
lágrimas que limpian.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

me gusta caminar a ciegas por los inexistentes senderos de la belleza. Los que tú nos enseñas...
Un placer...

Sol dijo...

El agua como el aire, son esas maravillas que pueden acceder donde jamas pensabamos lo harían...
Belleza de imagen, belleza de palabras!!!
Besos miles María y buen fin de semana!!!

Roberto Esmoris Lara dijo...

Ya antes de los Musulmanes los bere-bere adoraban los misterios sagrados de la naturaleza. En el silencio profundo, en ese vacío universal nos bulle en la sangre el amor ancestral. María Varu, no solamente escribes bellísimos versos sino que nos haces escuchar en ellos las voces fundacionales de la palabra.
Un abrazo emocionado de tu amigo REL

MaLena Ezcurra dijo...

Me conmueven tus palabras silvestres, en ellas mora la magia, el silencio de la palabra.


La sima, el templo se reclinan ante vos.


Mi admiración María.

Fernando dijo...

y entonces voló el pájaro en silencio...besos

Marisa dijo...

Recorriendo
los caminos
escuchando,
sintiendo,
caricia
silencio.

Besos María

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María, bellas letras, llegan hondo y dejan sus huellas. Llego sin aliento a la frase "...solo la caricia de un silencio.". Vos sabés cuanto amo tus letras. Un beso y abrazo apretado amiga mía.

TriniReina dijo...

Todo interior, sin luz, sin escaleras...

Besos

Emilio dijo...

No hay puertas si sabemos prescindir de ellas.
Certero poema, María.
Un abrazo.

Ignacio dijo...

Justamente donde llegue el agua, mojándonos en silencios, la caricia del alma nos acompaña.
Hay rutas que yo no me atrevo a soñar, aunque las sueño.
Besos.

Catalina Zentner dijo...

Templo consagrado al más abarcador de los silencios...

Abrazos,

Oceanida dijo...

Hay silencios que deberiamos encerrar en el templo del alma. para tenerlos siempre.

Un abrazo Maria.

El Drac dijo...

Cuando uno vivie en la gracia de Dios y de la meditación es placentero ver el tiempo discurrir. Y las cosas por más espinosas que sean jamás nos llegan a tocar, es bellísimo tu escrito. Un abrazo

merce dijo...

Bello templo, donde habita la lágrima y el silencio.


Maria gracias, Marisa me trajo recuerdos tuyos, me alegro mucho del encuentro en Zaragoza.

Un abrazo.

qui sap si... dijo...

Em faig de vent les portes
que em tanquen
i de llum els forats
que les travessen.
Les obro amb núvols de pluja
i truco amb tempestes de trons,
t’hi veig amb el refulgeix dels llamps
quan esclaten en mig de la tempesta,
i mentrestant t’espero
a la porta dels vents
cercant els sons
que els trons
em deixen entre llamp i llamp.
T’hi faig present,
et se i noto com silent
t’apropes i t’allunyes
com el badall
d’una campana en sonar.
Et se i espero mentre el temps
em passa lleuger
i la darrera nit
s’apropa amb mantells
voleiant al vent de les portes
que mai podré tancar.

Andrea dijo...

Es verdad, calas profundo, como una inundación inesperada, que asalta por sorpresa rincones desconocidos...
Un silencio húmedo, que ha henchido costuras escondidas, que han cedido a tus palabras...

Me ha encantado encontrarte y aún más leerte.

Un abrazo,

A.