7 de julio de 2010

PÉNDULO


nadie puede detener
la agitación de un clamor
esparcido en el desierto

voces palpitadas
prendidas de un péndulo
cuyo eje se suspende
en la eventualidad del instante

atadas al hilo del destino
la masa amorfa
gravita en la incoherencia
de latidos infinitos

se extienden y se dispersan
más allá del suelo que pisan
más allá del pensamiento
que piensan
de la lluvia que desciende
del deseo ignorado
de la luz...
... que aguarda en la penumbra

dilatan su espesura... más allá
del alma que los engendra

Safe Creative #1007066748463

*

10 divagaron conmigo:

TORO SALVAJE dijo...

El poema me ha gustado mucho.
Es muy profundo.
Y la foto me ha impresionado.
Es fantástica.

Besos.

Justy Walker dijo...

El tiempo no se puede detener... aunque hay más cosas...

Besos

Pablo Hernández M. dijo...

no solo se dispersan... se repiten

saludos... te seguiré visitando

Lilya Nuratis dijo...

ME encanto este rincon... voy a seguir visitandolo.... es fantastico sentirse "refugiado"....

besos calidos Lilya

De cenizas dijo...

Como el péndulo de Foucault, una fuerza invisible hace del destino una ley física...



besos

ybris dijo...

La masa oscila cuando se da el impulso inicial.
Como las olas concéntricas se forman tras la piedra tirada al agua.
El impulso es nuestro.
Los resultados, no.

Besos.

anabel dijo...

Una vez nos abandonan, las palabras tienen vida propia y caminan a su antojo libremente al alcance de cualquier alma hambrienta.

Un abrazo.

MaLena Ezcurra dijo...

Muero en tus versos, no se puede tejer palabras de una manera tan cierta.

Inquietante imagen.


Besos del alma.


M

Carmela Rey dijo...

Me viene a la mente la palabra: Marionetas. La imagen estremece y el poema profundísimo.
Un saludo cariñoso

Eli dijo...

La luna peninsular, en más de un flanco a(rremet/contec)e, como ojo paralelo, que ningún péndulo ofrece. La necesidad de azar, entre ausencias nos devuelve, a una elástica realidad, que suele convencer a veces.

Besos.