19 de octubre de 2010

INEXORABLE



esas dunas adormecidas
donde los sueños descansan

mar de arena
donde se levanta un rezo
el susurro de una voz
implorando una tímida llovizna

allá… a la distancia de cualquier horizonte
el tiempo destila sus corpúsculos
… compás inexorable
que esparce del olvido su sequía

Safe Creative #1010187604839

*

19 divagaron conmigo:

Oceanida dijo...

Que bueno volverte a leer Maria.

Y temblar otra vez con tus letras.

Un abrazo muy fuerte.

De cenizas dijo...

Reloj de arena o clepsidra de lágrimas que hacen circular el horizonte.


besos

Laura Gómez Recas dijo...

Las imágenes justas, las perfectas... para incrustar el tiempo en el pensamiento.

Gracias, por dejar discurrir así tu palabra.
Laura

Eli dijo...

Habiendo atravesado juntos, los mares (ya) tanta roca, de los declives del mundo, han impregnado sus olas. No hay nivel en lo profundo, si su superficie ahoga, han descolgado sus rumbos, el sueño y su sustituto o un desierto en cantimploras...

PD. Lejos del mar, tu mar nos ampara.

Sir Bran dijo...

La sequía del olvido termina siendo productiva... cierra ciclos...
que la lluvia del mismo olvido regenera.

Precioso texto.

Besos

TriniReina dijo...

Que la lluvia de olvido, nos sea propicia, cuando así lo anhelemos.

Besos

MaLena Ezcurra dijo...

Tus versos de hoy me dejan un resabor agridulce, quizás porque imagino el acto de implorar una llovizna.


Me reclino ante tu exquisita voz.


M.

María dijo...

Es agradable leerte María.

Un beso.

Noray dijo...

Hay tantos horizontes
como aristas tiene el cerebro.
A veces es necesario el olvido
para que de nuevo brote el recuerdo.
Pocas cosas en la vida son inexorables,
ni tan siquiera el paso del tiempo, ni el silencio,
sólo la muerte no se puede doblegar.



Un fuerte abrazo.

Anna Rossell dijo...

Hola, María,

leo tu poema como una reflexión sobre la memoria, el paso del tiempo y sus efectos. Son complejos los mecanismos humanos del olvido y el recuerdo, es bueno pararse a pensar y a escribir sobre ello. Gracias.

http://annarossell.blogspot.com/

Igna dijo...

Donde los sueños descansan,
mar de arena, lluvida de plata
cualquier horizontes es bueno para soñar.

El compás traza un circulo, todo regresa al punto de partida, mientras tanto llueve, y brotan poemas desde el recuerdo, donde el olvido no existe.

Besos Maria.

Catalina Zentner dijo...

El tiempo y el olvido a veces no confluyen en la aridez de los recuerdos...

Abrazos,

MarianGardi dijo...

Maria, vine a saludarte.
Cierto qu ehay dunas deserticas y adormecidas donde descansan sueños que bello lo dices.
Besos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Indefectiblemente amo tus letras, porque ellas me limitan y cuando algo me limita aumenta mi imaginación. Un beso más que grande POETA mía, sí mía, vos y todas tus letras.

Marisa dijo...

Árido es el desierto
que implora lluvia

es el recuerdo
sólo un susurro en
la distancia.

Son tus versos
una belleza para
leer varias veces.

Un abrazo muy fuerte María.

TORO SALVAJE dijo...

Es muy bello como te expresas.
Versos delicados y profundos.

Besos.

ybris dijo...

Totalmente inexorable.
Como el ritmo de un compás dejando en un desierto la sequía del olvido.

Besos.

TERTULIANA dijo...

http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/

Noticias

SUSANA dijo...

Lo inexorable viaja en cada una de las letras de este Poema. Lograste el clima, la sensación, esa sequía que agrieta los sueños.

Bravo María!

Besos Querida Amiga!