26 de octubre de 2010

VERTICALIDAD



como un mar sin playa
el fin comienza en los acantilados

muros de piedra
y rocas afiladas
donde se cercenan
los vahos del alma

húmedas túnicas
truncadas en la verticalidad
de un filo


Safe Creative #1010247665923

*

24 divagaron conmigo:

TriniReina dijo...

Siempre pensé que, para el mar, el acantilado era la meta...

Claro que, para el mar interior, el filo del abismo es el fin.

Besos

Sir Bran dijo...

A veces el mar parece reñirle a la tierra, le reprocha su quietud... y su impasividad.
No se puede convencer a lo que carece de movimiento.
La verticalidad es quizá la mayor diferencia entre estos dos seres,
pero sé que se aman.
Preciosa ilustración.
Y preciosas letras, como acostumbras.
Besiños.

moderato_Dos_josef dijo...

Y el mar es la meta, la meta de nuestras penas y felicidades...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Disfruto leyéndolo.
Escribes tan bien que ya el significado no me importa.

Besos.

Sneyder dijo...

Acantilados y mar donde rompe en preciosa sinfonía sobre las rocas.

Saludos

Mitelstet dijo...

ahhhh que bueno!... sin palabras que sobran

Catalina Zentner dijo...

El mar es melancolía, el acantilado el regreso a la realidad.

Abrazos,

MartinAngelair dijo...

El acantilado es la puerta al mar,...

...donde no existe playa,...:)




El vértigo propio del principio de mar con océano.




Créeme,...ese vértigo de no playa lo he llegado a vivir.



(cuando todavía no se ha teñido de azul y conserva el verde de la Tierra)






Un beso querida María y muchas gracias por tu cariño.


B.N.C.M.

Maria Varu dijo...

siempre nuestro exterior puede recibir de nosotros distintas miradas... hay tantas como instantes

cuando recibo la tuya percibo un aroma cercano, próximo... y respondiéndote es mi forma de hacértelo llegar... es como el eco que siempre reverbera

un beso grande querida Flor

Dave Malleus dijo...

Me encantó tu blog, seguiré visitandolo.

Saludos.

Carmela Rey dijo...

El acantilado siempre devuelve, es como un eco de los vahos del alma.
Un abrazo

ybris dijo...

Un fin parcial.
Luego, tras la tierra, de repente, el mar.

Besos.

Maria Varu dijo...

Ybris, tus palabras siempre invitan a otro mirar, a otra reflexión, y sí, es cierto... lo que pensamos como un fin puede ser un simple cambio de dirección o de entendimiento... pero así es la poesía, nos permite apresar un instante como un todo completo

besos Ybris

Igna dijo...

¿Realmente crees que el fin comienza en los acantilados???
Uno tiene la tendencia a pensar que el comienzo es la etapa donde el pulmón coge aire para continuar, al final al expirar
saltamos de un precipicio a otro sin darnos cuenta.
Besos Maria.

De cenizas dijo...

Habrá que mirar lejos para que los ojos no se desplomen a nuestros pies.

besos

Amapola Azzul dijo...

El fin del mar, el fin de la playa y la arena.

Y quizás el comienzo de algo,donde la tierra y el mar abrazan sus diferencias.

sedemiuqse dijo...

principio del fin, fin de un principio.

Besos y amor
je

MaLena Ezcurra dijo...

El fin quiebra , pero el alma sigue estallando.


Te abrazo querida María, siempre es un placer regresar a tu casa.


M.

Marisa dijo...

Un "finis terrae" Finisterre
para nosotros los gallegos,
que nos hace sentir que al
otro lado del Océano otras
almas se envuelven en los vahos de las mismas aguas aunque sea distinta la verticalidad de los
acantilados.

Tus palabras María siempre
me traen pensamientos para
reflexionar.

Biquiños

Mayde Molina dijo...

Me dejas el alma temblando... es francamente hermoso
Besos, Maria

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Así es la vida mi querida Poeta, el fin no existe, sino es el comienzo de una nueva etapa. Maravilloso, con solo leer los comentarios veo lo que has despertado. Un placer leerte como siempre.

Un beso amiga...

Juan

merce dijo...

Intenso y sutil, a la vez.


Precioso...!!!


Un abrazo Maria

qui sap si... dijo...

Trencat pel teu silenci
com una mar nua de sorra,
envoltat de por
a la vora del penya-segat,
carregat d’espatlles
amb murs de pedra,
ferit per les afilades arestes
on sagna primer la carn
i s’escapen després les ànimes
amb el darrer baf
de la vida que s’esmuny.
Duré blanques vestimentes
amerades de rosada
com mortalles enganxades
com una darrera pell
mirant des de dalt,
tot allò que se’n va,
tot allò que és perd.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gusta ese mar y tu decir de él

Un abrazo