18 de enero de 2011

EN LA CIMA

Fotografía: Oleg Dou



en la cima de cada noche
se alzan las ochenta y ocho preguntas
que nunca pronuncié

en el filo del alma
las dudas se convierten
en despeñadas respuestas
que nunca escucharé



Safe Creative #1101178278617

*

9 divagaron conmigo:

Elena dijo...

Espacios sin preguntas
respuestas vestidas de silencios.
Precioso poema
Nos vemos pronto
Besitos

Marisa dijo...

Cada sueño una duda
en la velada noche.

Mientras tengamos dudas
más crece nuestro interior.

Besiños María

MAG dijo...

quizá por no escuchar la respuesta es que no se pregunta...

Un Beso María

Malena dijo...

¡Tantas cosas pueden pasar por nuestra mente en el silencio de la noche!

Me he sentido identificada con cada uno de estos versos, María.

Mil besos y mil rosas.

TriniReina dijo...

Muchas, demasiadas preguntas que moriran antes de nacer, o, lo que es peor, jamás obtendrán respuesta.

Abrazos

qui sap si... dijo...

S’allisa al terra el cansat cos,
cercant en els seus caus,
els teus mots,
com furibundes fures
les tímides preguntes
que mai em vares fer.
S’esplaia l’ànima
al ressò silent
dels sons dels vents,
jugant per entre els caus buits
que mai vindran a florir
a cau d’orella.
A la fi el cos erm,
pols en ell mateix,
desapareixerà pel ball furiós
dels deus de l’oblit.

De cenizas dijo...

Quizás en el filo de la noche se pueda preguntar, y escuchar las respuestas en la cima del alma.


besos

efe dijo...

Hay preguntas que no precisan respuestas.
Un beso.
efe

MaLena Ezcurra dijo...

A veces en la cima de la noche es mejor andar sin preguntas ni respuestas.

Te abrazo poeta!



M.