6 de diciembre de 2011

PRENDIDA

Fotografía: Jordi Gual


me parece despertar siempre
en un mismo amanecer

luz somnolienta
y calles opacas
los rostros ausentes
y el invierno en la mirada

nada se observa
nada se palpa

... escondida
-en lo más oculto-
prende una promesa
ansiosa de su instante

... pero despierto siempre
en la misma mañana…

Safe Creative #1112020652394

*

8 divagaron conmigo:

TriniReina dijo...

Sí, en la misma mañana, pero con esa llamita encendiéndose. El día que decida prender del todo...

Besos

moderato_Dos_josef dijo...

Hay días en que las sensaciones son casi tal como dices...
Muy buen poema.
Bsos.

Sir Bran dijo...

No queda rutina
en tu despertar...

tan sólo belleza extendida
como una alfombra de palabras,

me quedo en este aura crujiente,
que tú has creado con tanto esmero.

Besiños.

Elizabeth dijo...

Hermoso María querida, pero la última línea me arrebató, junto a tí, allí donde descubrí cuanta luz devuelves al sol cuando cantas. Una misma mañana que tu rocío vuelve tantas, besos amiga.

Igna dijo...

Despertamos Maria igual que nos dormidos, viviendo "el cada día" y aunque no lo parezca todos son diferentes.
Besos.

qui sap si... dijo...

Encadenat al temps,
la mateixa baula,
el mateix instant,
tancat en una guerra de coixins,
que s’acaba en fer-me l’adormit.
Closos els ulls,
repeteixo mil vides
en aquell instant,
n’aprenc i n’oblido,
em deixo i em rebel•lo.
Sempre fosca l’habitació,
amaga entre fulles
de la persiana
com una guillotina severa,
els retalls de llum
que el carrer m’envia.
Repeteixo com un rosari etern,
la lletania d’un prec
que m’apropi més a tu
i trencar la condemna inacabada
d’aquest despertar
en el mateix lloc
i en el temps aturat,
que fuig de nou
per tornar a començar.
I en despertar,
veig sempre
el mateix quadre.

De cenizas dijo...

Mientras despertemos....
Y sí, es siempre el mismo amanecer... a no ser que lo cambiemos soñando.


besos

Marisa dijo...

Una mirada prendida
de un instante...
mañana de invierno
...despertar de un sueño.

Tus palabras siempre
inspiradoras.

Un abrazo muy grande María.