15 de abril de 2013

PÉNDULO II

Kiki de Montaparnasse - Fotografía: Man Ray

no he escrito nunca
el tiempo entre las horas
ni he andado
el tiempo entre los días

el péndulo que escribe
mis pasos
es un colgante asido
al fuego de un sentimiento

no vivo más horas
que las que te aguardan
ni ando más caminos
que los que me llevan a ti

el tiempo
mi tiempo
es justo el espacio
entre mi hallazgo
y tu encuentro…


Safe Creative #1304154952109
*

11 divagaron conmigo:

Lichazul dijo...

oscilación poética que emana evocación y romanticismo

bella semana

Marisa dijo...

El péndulo del tiempo
nos va marcando caminos.

Un abrazo María
el sábado nos vemos.

TriniReina dijo...

Una forma tan lícita como otras de medir el tiempo...

Muy hermoso

besos

Verso a beso dijo...

Y los latidos al ritmo del péndulo...

Bss

José Manuel dijo...

Evocación amorosa entre los espacios del tiempo.

Besos

qui sap si... dijo...

S’escapen
en instants perduts
les gotes de temps
quan intenten ser tinta
per fer mots de versos
que cauen
en nits plenes d’estels,
lluents com llàgrimes d’oblit,
mots de silenci
que mai s’acaben.
El temps son pedres
que trobo al camí
mentre cerco un altre racó
on fer amb elles un mur
que no em tanqui
sortides d’il•lusió,
ni em tapi la llum d’ahirs
que em porten records
que poc a poc s’escapen.
Cauen els darrers instants
mentre ressona dins meu
com aquelles calamarses
que granissant
deixen una catifa plena
de temps
que ja mai recuperarem.

Ferchuline dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernanda Hoffman dijo...

"..no vivo más horas que las que te aguardan" me encantó, a eso se reduce el amor, a serlo todo cuando está y nada cuando nos falta.

Un beso grande amiga!

MTeresa dijo...

Cronos se encarga
de repartir su don
y hay que valorarlo
en su medida,
precioso versos

MartinAngelair dijo...

María,

...cuánto hace?

que no te leo que no te leo...:)



que te pienso que te pienso,



Hola bonita!

B.T.C.M.

Igna ignacio dijo...

A propósito de Mío.

No hay ataduras que una vida duren
si no es la de vivir o transitar,
entre pronombres posesivos,
amor, cordura o locura;
todo se ata a nuestro antojo.
Y se deshace como nuestro Dios quiere.
Besos.