8 de febrero de 2017

ESPEJISMO


Fotografía: Smith Eliot

Un día tomé entre mis manos               
tu rostro. Sobre él caía la luna               
        
Rainer María Rilke               


se derramó la luz sobre tu rostro
besando cada surco lastimado
bello encuentro
salvo hallazgo
la luna, tú y mi regazo

los cielos despiertan del silencio
de la memoria huye la distancia
del desamparo se alejan los días
y el sueño deja de ser errante

es un resurgir lo que contemplo
es lo perdido lo que hallo
tengo entre mis manos tu rostro
en él la luna
y en mí tu mirada…


Safe Creative #1702070570795
*

4 divagaron conmigo:

José Manuel dijo...

Espejismo tan real como el momento que se vive.

Besos

De barro y luz dijo...

No es de fiar la luna, venenosa plata su luz oscura.


Bsss

qui sap si... dijo...

Dormo,
en el bressol
del teu cos,
i mentre volo
per camins
de somni,
m'acarona
el front
el llibre
dels teus dits.

Dormo,
en el bressol
del teu cos,
descanso,
embriac
del teu aroma,
el flaire
del cabell net,
l'olor
d'escuma
de la roba neta.

Dormo,
en el bressol
del teu cos,
he tornat
d'una mar brava,
d'un jorn
infernal,
d'un temor
al ja mai...
Torno cansat
de la por,
de perdre tot,
de no trobar res.

Dormo,
en el bressol
del teu cos,
i reneix la vida,
i la pau
em torna
a la sang
i el teu mirar
em mira.

Dormo,
en el bressol
del teu cos,
dormo
en la pau,
de la vida
que és retira.

Igna ignacio dijo...

Verá.
Yo que nunca vi volar difuntos (solo en sueños) no codicio el presente, ni añoro pasados, y menos tejo en el futuro; yo hoy en 1 persona y en singular reconozco algún vacío en mi cabeza (no en forma de ausencia) más bien de tristeza, como un violín roto o desgarrado en sus cuerdas.
Y aún así desprende notas, al escucharlo las nubes bailan, aparecen y desaparecen,dejando entrever un sol, cansado de brillar rojizo ahora, como imagino las puertas del infierno o unos ojos cansados de llorar,aletargados y dormidos, algo así como ausentes, medio abiertos, tal vez medio cerrados, nunca se me dió bien, distinguir ese confuso.
(Como con espinas en los ojos) para que me entienda.
O no verá.
Por relajar mi comienzo.

Sigues en prodigio audaz del inventario de letras, colocando cada adjetivo en su sitio; sin haber perdido el verbo.
Y me alegra, vuele un guiño.